“Es lamentable que la Comisión de Planificación de la Ciudad de Nueva York se ha negado a escuchar las serias preocupaciones de la gente de mi ciudad, y en su lugar ha optado por avanzar con un plan para cerrar la cárcel en Rikers Island y construye una nueva cárcel en un lugar equivocado.

“A lo largo de este proceso, he dejado en claro que Rikers Island debe estar cerrada. Pero ese cierre debe manejarse de manera correcta. En cambio, la administración ha armado el proceso de uso de la tierra contra El Bronx para proteger sus planes de construir una nueva cárcel en el sitio equivocado: el patio de remolque en Mott Haven.

“Hemos proporcionado a la ciudad un sitio perfectamente apropiado para construir una nueva cárcel, adyacente al existente Bronx Hall of Justice. Ahora, estamos dependiendo del Ayuntamiento y sus miembros que escuchen a la voz de los residentes del condado, y ajusten esta propuesta. Cualquier fallo en hacer lo contrario altera, de manera negativa, a nuestro condado en las próximas décadas,” dijo el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr.