Press Releases

Declaración del Presidente de El Bronx Ruben Diaz Jr. 
RE: Muerte relacionada con roedores en el Bronx

"Una de las quejas que escucho con más frecuencia de los residentes de toda la ciudad de New York es sobre la prevalencia de ratas y roedores en sus vecindarios, en los trenes, en los espacios públicos y en otros lugares.  La ciudad no ha hecho lo suficiente para controlar la propagación de los roedores en los cinco condados. Los roedores son portadores de enfermedades, enfermedades que como hemos visto pueden causar muerte.  

"Desde la década del 1920 nadie había muerto por infestación de ratas. Para mi es inconcebible que en esta época, en una de las ciudades más caras del mundo con una civilización tecnológicamente avanzada, la ciudad no haya podido resolver el problema de las ratas que aún no tengan una buena solución para hacerlo. El edificio 750 de Grand Concourse ha sido considerado como uno de los peores edificios, con casi 1,500 violaciones sin resolver de todas clases incluyendo infestaciones de ratas. La ciudad sabe lo que está pasando,  y no han hecho nada para ayudar a los inquilinos  de este edificio, ni tampoco a las comunidades de los cinco condados con este problema. Este flagelo a la salud pública requiere una solución seria e inmediata.

"El hecho de que la ciudad haya designado este edificio como una área de Control de Plagas no alivia los temores de las personas que obligadas a lidiar con los roedores. El programa  dedicado al cumplimiento de los códigos y a los esfuerzos para mitigar la creciente población de ratas en el área no ha sido efectivo. Necesitamos nuevas ideas.

"La ciudad informa que esto es una ocurrencia aislada, sin embargo, una muerte es demasiada cuando se trata de la falta de soluciones a los problemas de mantenimiento básico. El exterminio de roedores es responsabilidad de todos los propietarios de edificios comerciales y residenciales. A esto se agrega también el problema de las conversiones ilegales que se producen en esta economía, en la que inquilinos en  desventaja temen reportar a la ciudad las condiciones. La vivienda inadecuada es un problema de salud pública, perpetúa enfermedades y afectan la vida de nuestros residentes. En cuanto a esta propiedad, la ciudad admite tener conocimiento de  las numerosas violaciones que existen y, sin embargo, aquí estamos.

"Tenemos que  hacer más para proteger a los inquilinos en unidades ilegales. Los propietarios sin escrúpulos a menudo no mantienen las unidades de viviendas, no proporcionan a los inquilinos los servicios necesarios, y utilizan el espectro del desalojo y la falta de vivienda para evitar que los inquilinos denuncien problemas graves en sus apartamentos. La ciudad debe ofrecer protección a todos los inquilinos contra posible  represalias y la perdida de hogar en tales situaciones. Nuestros ciudadanos no deberían ser forzados a vivir en condiciones tétricas por temor a que su situación se vuelva aún peor si denuncian la situación ", dijo el presidente del condado de Bronx, Rubén Díaz Jr.