Press Releases

Oficiales Electos Y Lideres Comunitarios Apoyan Medida Tomada Por El Presidente De El Bronx Sobre Plan De Refugio Para Desamparados

Durante una rueda de prensa frente a la Alcaldía de Nueva York, el senador estatal Jeff Klein, el asambleísta Jeffrey Dinowitz, el concejal G. Oliver Koppell y un gran número de miembros de diferentes organizaciones civiles y comunitarias se unieron para apoyar al Presidente de El Bronx Rubén Díaz Jr., tras su decisión de no asistir a la votación de la Autoridad Local de Desarrollo (LRA, por sus siglas en inglés) para aprobar la propuesta de creación de un refugio para desamparados en la edificación del Centro de Reserva Militar Muller (MARC, por sus siglas en inglés)

La Autoridad Local de Desarrollo (LRA), conformada por el Presidente Díaz Jr. y por dos representantes del Alcalde Michael Bloomberg, propuso instalar en el MARC un refugio de 200 camas para hombres desamparados, muy a pesar del rechazo de los residentes de la junta comunal 12, área donde existen varios de estos centros y  donde en la actualidad se están planificando otros más, uno de ellos muy cercano al planeado en el MARC.

Por muchos años, en lugar de un refugio para desamparados los residentes de El Bronx han solicitado que la Unidad de la Guardia Nacional, que actualmente funciona en un espacio ubicado en las afueras de la Armería de Kingsbridge, sea transferida al MARC, dejando libre un espacio que pudiese convertirse en una escuela pública. Tomando en cuenta que el MARC es una edificación militar, transferir allí a la Guardia Nacional es un plan sencillo y económico, sin embargo la administración de Bloomberg prefiere hacer una enorme inversión para renovarlo y convertirlo en un refugio.

“Entiendo que tenemos la obligación que ayudar a los menos afortunados, pero los residentes de la junta comunal 12 ya colaboran de manera importante con los desamparados. Agregar otro refugio en esta zona es una mala decisión, especialmente cuando existe una mejor alternativa para usar el MARC. Es vergonzoso que esta administración siga ignorando las voces de la gente de El Bronx e insista en llevar a cabo este plan”, señaló el Presidente de El Bronx Rubén Díaz Jr.

Al no participar en la votación, Díaz Jr. obliga a que la selección sobre el uso de la edificación pase al Departamento de Defensa, organismo que actualmente se encarga de la misma.

“Espero que el Departamento de Defensa comparta la idea de continuar usando este edificio con propósitos militares. Mi oficina está lista para trabajar con ellos en hacer realidad este plan”, agregó Díaz Jr.

Un numeroso grupo de  oficiales electos y líderes comunitarios mostraron su apoyo a la decisión de Díaz de no participar durante la votación de la Autoridad Local de Desarrollo.

“Durante los últimos años El Bronx y en particular la junta comunal 12 se han enfrentado a un enorme flujo de agencias, refugios y programas para servicios sociales. A pesar de que es apropiado ofrecer vivienda a quienes no la tienen, bajo los planes de desarrollo actuales el área norte de El Bronx ha sido bombardeada con este tipo de facilidades, por lo que pido a la Ciudad que analice mejor la manera de solucionar el problema de la falta de vivienda para desamparados y reconsidere su estrategia de enfrentar este problema en El Bronx”, dijo el senador estatal Jeff Klein.
"Todos los oficiales electos de la zona, la junta comunal 12, las organizaciones vecinales y los residentes están unidos contra esta propuesta, la cual es a mi juicio un mal plan que injustamente se le quiere imponer a la comunidad de Wakefield", dijo el concejal G. Oliver Koppell.  "Aplaudo al presidente Díaz Jr. por negarse a participar en un proceso que ignora las necesidades de sus residentes y que desafía el sentido común”.

"Apoyo la decisión del Presidente Díaz de no votar ante la Autoridad Local de Desarrollo sobre el plan del Centro de Reserva Militar Muller. El presidente del condado reconoce el impacto negativo que un refugio de 200 camas para desamparados tendrá en esa comunidad. No entiendo por qué afectar la calidad de vida de los residentes de Wakefield y Woodlawn. El Centro Muller debe ser usado por la unidad de la Guardia Nacional que funciona actualmente en la Armería de Kingsbridge, espacio que la comunidad de Kingsbridge Heights  necesita como escuela. El construir una escuela allí y el usar el Centro Muller sería una solución de doble ganancia. Me uno al presidente Díaz Jr. y al resto de la comunidad para solicitar que el Centro Muller sea usado por la Guardia Nacional y no para otro refugio”, señaló el asambleísta Jeffrey Dinowitz.

“Nueva York es una ciudad de vecindarios y los residentes de dichos vecindarios deben tener voz sobre los proyectos que se realizan cerca de sus viviendas. La voz de esta comunidad ha sido clara al señalar que otro refugio para desamparados tan cerca de los ya existentes es inapropiado y va en detrimento de su calidad de vida. El presidente del condado, los oficiales electos y yo estamos de acuerdo con la comunidad, y no puede ser que todos estemos equivocados. La Ciudad no puede  operar de manera que el público se vea afectado, y si tomamos en cuenta que el MARC fue construido con propósitos militares, es mucho más apropiado que la Guardia Nacional se mude allí”, explicó el congresista Eliot Engel.

"Felicito al Presidente Díaz Jr. por el fuerte y sabio liderazgo usado para evitar que la Autoridad Local de Desarrollo, dominada por los representantes del Alcalde Bloomberg, denigre la calidad de vida de los vecindarios ubicados en el Norte de El Bronx y malgaste millones de dólares del presupuesto de la ciudad. La Ciudad dice no poder proveer de servicios municipales básicos pero está lista para malgastar el dinero convirtiendo al Centro de Reserva Militar Sargento Joseph Muller en un centro para colocar a 200 hombres sin vivienda. La Guardia Nacional necesita una nueva sede en el condado de El Bronx, los niños de la comunidad de Kingsbridge necesitan más escuelas, los residentes de la junta comunal 12 necesitan mantener el nivel de sus vecindarios y los desamparados necesitan ser tratados con dignidad y respeto. Para poder cumplir con estos propósitos, la idea del Presidente Díaz deber ser apoyada por la administración Bloomberg”, señaló Fr. Richard Gorman, directivo de la junta comunal 12.

 “Mi hijo fue alumno de la escuela PS 79 y ahora asiste a PS 386, donde los salones tienen tantos alumnos que ni los mejores profesores pueden hacer un buen trabajo. La manera como los residentes de El Bronx vemos este asunto es que si todos colaboramos, podremos resolver esta situación de una manera que beneficie a los estudiantes, los desamparados, la comunidad y la Guardia Nacional. El Centro de Reserva Militar Muller es ideal para la Guardia Nacional y la Armería de Kingsbridge es ideal para instalar una tan necesitada escuela para el vecindario de Kingsbridge. No es posible que no se encuentre otra edificación más adecuada para los desamparados. Cuando el alcalde no escucha la voz de nuestro presidente de condado, está dejando de escuchar a nuestro representante, a la persona que escogimos como nuestro vocero. El alcalde nos está ignorando, está ignorando a la gente de El Bronx, convirtiendo este asunto en algo personal. ¿Para qué? Mis hijos, nuestros hijos, son quienes pagarán el precio”, señaló Flor Cabrera,  Líder del Comité Educativo del NWBCCC y miembro de la Junta de Padres de la Escuela Pública PS 386.
“La campaña para construir cuatro escuelas pequeñas en la Armería de Kingsbridge se viene dando antes de que yo naciera en El Bronx. Ahora, diecisiete años después, aún no se han construido esas escuelas en el tercer distrito escolar más sobrepoblado de la ciudad de Nueva York. Entiendo bien el problema de sobrepoblación porque fui alumno de P.S. 86, una de las escuelas del Distrito 10 más afectadas. Debido a este problema me trasladaron a otra escuela y todavía PS 86 sigue sobrepoblada. Pienso que todos tenemos que involucrarnos en este proyecto porque el mismo puede cambiar la vida de miles de familias de El Bronx. El DOE ha expresado interés en construir escuelas en la calle 195, la junta comunal 12 y los residentes de Wakefield quieren mover la Guardia Nacional hacia esa comunidad, los oficiales electos apoyan esta propuesta. La única barrera es que nuestro alcalde tiene una agenda diferente”,  dijo Adolfo Abrue, Líder Jóven de la organización Sistas and Brothas United,

“"Woodlawn apoya la decisión del  Presidente de El Bronx Rubén Díaz Jr. de oponerse a LRA y el plan del alcalde de convertir el Centro de Reserva Muller en una facilidad para desamparados. Ubicar a  200 personas sin hogar en el centro afectaría  negativamente en la estabilidad de la comunidad. Este plan muestra una planificación muy pobre y parece una fórmula para la destrucción del área. Otra vez aplaudimos a Diaz Jr. por oponerse a utilizar el Centro de la Reserva Militar para los desamparados. Sostengo que lo que El Bronx necesita allí es un centro para ser utilizado por la Guardia Nacional”, dijo Christine Sheridan de la organización Woodlawn Heights Taxpayer & Civic Association.

 

“Apoyamos la medida tomada  por el Presidente Rubén Díaz al ignorar la votación frente a la  Autoridad Local de Desarrollo para empujar el plan del alcalde de convertir el Centro de Reserva Militar Muller en un refugio para desamparados. Tanto la LRA como Matrix, la firma consultora contratada por la Ciudad para estudiar el mejor uso de la MARC, encontraron que algo “similar” a usar la edificación para la Guardia Nacional sería lo mejor y más económico. La LRA, desde su creación, ha trabajado de manera poco clara  fallando en la promesa de llamar a audiencias públicas y de reportar reuniones de las que se desconoce su realización. Entendemos que los desamparados necesitan viviendas pero su creación se debe planificar adecuadamente para asegurar que se haga de manera justa. El alcalde lo sabe, y pareciera que quiere destruir a las comunidades de Wakefield y Woodlawn”, señaló Mary Lauro, Presidenta del grupo Wakefield Taxpayers & Civic League, Inc.

 

"Es algo muy negativo cuando dos representantes del alcalde aprueban el proceso de BRAC excluyendo las voces de nuestro presidente de condado y de nuestros residentes, ignorando las recomendaciones de nuestros oficiales electos  y de nuestra comunidad, y apoyando la ubicación de nuestros desamparados en un lugar lleno de asbesto y otros tóxicos. Están condenando a nuestra Guardia Nacional a quedarse en un espacio inadecuado en el anexo de la Armería de Kingsbridge que les prohibe proporcionar ayuda y servicios a nuestros veteranos después que éstos han cumplido con su deber patriótico en el exterior. Y para nuestros niños, están prohibiendo  la construcción de pequeñas escuelas en el vecindario de Kingsbridge, las cuales podrían aliviar la superpoblación que ha agobiado a las escuelas de nuestro distrito. Nosotros no comprendemos por qué el Alcalde y sus representantes no quieren oírnos para saber lo que realmente necesita El Bronx," dijo Desiree Peregrino-Hunter, miembro de la Junta del Northwest Bronx Community and Clergy Coalition.

< Regresar a las notas de prensa