“Hace un año, hoy, huracán María azotó a Puerto Rico.

“Inmediatamente después de la tormenta, los estadounidenses hicieron todo lo posible por ayudar a sus hermanos y hermanas en la isla. Aquí en El Bronx, recolectamos tanto para Puerto Rico que nos tomó dos días empacar y mover todos los artículos, de la calle, y la Guardia Nacional tuvo que ser llamada para ayudarnos.

“Todos los que pudieron colaborar, sin importar que tanto o poquito pudieron dar, vinieron a ayudar. Estábamos seguros de que este sería el comienzo de algo increíble, y que nuestros esfuerzos fueron solo el primer paso hacia un Puerto Rico reconstruido.

“He vuelto a la isla varias veces desde la tormenta. Con cada visita, estoy sorprendido de lo lento que se ha movido el proceso de reconstrucción. En muchos sentidos, es como si no hubiera habido progreso desde el año pasado.

“Puerto Rico necesita $100 mil millones en fondos de ayuda, y solo ha recibido una fracción. Necesitamos reemplazar la redes eléctricas y telefónicas de la isla con un sistema más estable, y reconstruir la costa de Puerto Rico de una manera resistente para luchar contra tormentas futuras. Necesitamos estimular la economía fomentando el crecimiento empresarial y el turismo. Necesitamos proporcionar servicios médicos adecuados, incluidos servicios de salud mental, y dar a las familias los recursos que necesitan para permanecer en sus hogares.

“A pesar del obvio fracaso de la administración Trump, en Puerto Rico, el presidente Trump no solo declara que su respuesta fue un éxito, sino también ha negado los estadisticas del huracán María y nos acusa de usar la tormenta para ganancia partidista.

“El comportamiento del presidente Trump hacia Puerto Rico ha sido atroz. La incapacidad de su administración para cumplir con los 3.5 millones de ciudadanos estadounidenses que viven en la isla solo ha exacerbado la miseria que siguió a la tormenta. Durante el año, los puertorriqueños han soportado algunas de las condiciones más horribles que uno pueda imaginar, todo mientras el presidente Trump se da palmaditas en la espalda por un trabajo bien hecho.

“Esto es vergonzoso. Pero el presidente Trump no tiene vergüenza. Tenemos que tomar el asunto en nuestras propias manos.

“Registresen para votar. Si está registrado, haga que sus amigos y familiares se registren. Si ha sido desplazado por la tormenta, asegúrese de estar registrado en su nueva dirección. En noviembre, vayan a votar y envía un mensaje poderoso.

“No seremos tomados por hecho!,” dijo el presidente de El Bronx Ruben Diaz Jr.

https://www.usa.gov/register-to-vote