“Me sorprendí al enterarme que la administración ya había seleccionado un lugar para una nueva cárcel en El Bronx. Espero que, en el futuro, esta falta de comunicación no sea un presagio de la participación que tendrán los residentes de El Bronx en el proceso. Espero que la administración presente a mi oficina un bosquejo detallado de sus planes para la nueva cárcel, y examinaré esos planes cuidadosamente a medida que el proceso avance.

“Una reforma en sistema de justicia penal, y la necesidad de un sistema judicial más justo, es un tema definitorio de nuestro tiempo. Me siento orgulloso de haber trabajado en la eliminación de “stop and frisk” y en “raise the age” que eleva la edad de responsabilidad penal, y esa labor es muestra del trabajo que está llevando a cabo mi oficina para también poner fin al sistema de libertad bajo fianza y reformar la libertad condicional. Nuestro sistema carcelario es una violación de los derechos humanos, y los esfuerzos para limitar los niveles inconstitucionales de la población carcelaria son ciertamente bienvenidos.

“Sin embargo, cualquier ubicación para una nueva cárcel en este condado debe ser examinado minuciosamente, y los residentes de El Bronx debe tener el derecho de opinar significativamente sobre la selección de cualquier ubicación en el futuro, ya sea la propuesta presentada en el vecindario de Mott Haven o cualquier otro lugar apropiado para acomodar una nueva cárcel. El presentar la selección de una ubicación como un hecho consumado socava todo el proceso y tiene el potencial de descarrilar la necesaria reforma de la justicia penal,” dijo el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr.