El reciente “ciclón invernal” que golpeó la región noreste del país causó un descenso peligroso de temperatura en los cinco condados. En ningún otro lugar se sintió el efecto y las dramáticas temperaturas de este fenómeno climático como en los residenciales de NYCHA, donde casi la mitad de todas las calderas están por debajo de los estándares de uso para y muchos sus edificios se ven obligados a depender de calderas temporales ineficaces para proporcionar calefacción y agua caliente.

Los cientos de miles de personas y familias que residen en viviendas públicas no deberían ser forzados a sufrir las inclemencias del frío. Nuestra oficina ha recibido numerosas quejas de residentes de los edificios de NYCHA de todo el condado.

Durante una reunión en enero 18 del 2018, al buscar respuestas sobre cuándo van a instalar las calderas nuevas, NYCHA informó a mi oficina, que sus manos están atadas por el proceso de adquisición, lo que contradice declaraciones recientes del Ayuntamiento. Dejando sin consuelo a las familias que están forzadas a vivir en un frígido apartamento durante los días más fríos del año.

Sabemos que la crónica falta de calefacción y agua caliente en las viviendas de NYCHA es una emergencia. El declarar formalmente un estado de emergencia es un acto de sentido común y una acción moralmente correcta que le permitiría a NYCHA el poder agilizar el proceso de adquisición. Dicha declaración le permitiría a su agencia poner en marcha el proceso de adquisición e instalaciones de las tan necesarias calderas permanentes a un ritmo más rápido.

Más aún, si algún aspecto de la ley federal obstaculiza el proceso de adquisición de emergencia, le corresponde entonces al Ayuntamiento, con todos los recursos que tiene a su disposición, tomar medidas, formar coaliciones para el cambio, y no simplemente el darse por vencido.

El proceso para reemplazar las calderas de los residenciales públicos de NYCHA se tarda demasiado tiempo y no refleja la urgente necesidad de estas críticas reparaciones. Por ejemplo, los edificios de Patterson Houses en El Bronx se han visto obligados a subsistir usando inadecuadas calderas temporales desde 2011. Sin embargo NYCHA aun ni siquiera ha comenzado el proceso de RFP para reemplazar esas calderas, lo que significa que incluso en el mejor de los casos las calderas nuevas tardarán años en llegar. Las resientes condiciones meteorológicas nos mostraron lo vulnerables que son las calderas temporales bajo temperaturas extremadamente bajas, y no tenemos ninguna razón para pensar que no vamos a experimentar extremas condiciones climatológicas similares en el futuro. Los inquilinos de NYCHA no deberían de tener que esperar toda una década para recibir el derecho humano básico de vivir en un hogar con calefacción confiable y agua caliente.

Ante situaciones críticas, debemos cortar la burocracia.

A pesar del paso apositivo del reciente anuncio de nuevos fondos parciales para la adquisición de calderas, la situación continua siendo una emergencia, y NYCHA le ha dicho a nuestra oficina que la burocracia les tiene las manos atadas. Por lo que un estado de emergencia debe ser declarado.

No vamos a aceptar este tipo de comportamiento de un propietario privado. Los inquilinos de NYCHA tienen derecho a apartamentos con calefacción igual que cualquier otra persona.

El tratar esta situación como lo que es, un verdadero desastre, ayudará a proporcionar a las familias calefacción más rápidamente, su agencia debería declarar estado de emergencia de inmediato y mostrar liderazgo cortando la burocracia en todos los niveles del gobierno, que según la NYCHA priva a los residentes de calefacción adecuada.

Gracias.